domingo, 15 de diciembre de 2013

Ojo de Faro.....



CONEXIÓN PERPETUA.

Ocurrió una mañana resplandeciente de Junio.
Tenía cuatro años y miraba hacia el parterre,
sentado en el umbral de la panadería.

La brisa cimbreaba círculos de luz,
tendidos sus destellos por los troncos
de los plátanos  inmensos,
gentileza de las hojas
enramadas entre sombras.

Una clienta joven le rozó el hombro
al entrar con el vuelo de su falda.
Pasó un solo coche por calle,
algún transeúnte por la acera.

En aquella plenitud
sembrada de silencios,
escuchó una voz en su interior diciendo:

“Este momento no lo olvidarás nunca".

Fue un regalo del arcano filántropos
que marcó aquella isla de cándida pureza
con un sello intemporal,
como un faro imbatible en el recuerdo
a todas las tormentas acantiladas de futuro.